Nuestro Menú
Taller de Teatro: una experiencia de vida para muchos
Dinámica del Taller: ¿cómo pertenecer al grupo?
Dimensión social
Dimensión personal
Décimo Aniversario (1989-1999)
Décimoquinto  Aniversario (1989-2004)
Vigésimo Aniversario (1989-2009)
Producciones
Una cronología teatral
Próximos estrenos


Taller de Teatro: una experiencia de vida para muchos

Existen en Puerto Rico dos centros docentes de alta enseñanza que preparan actores: uno con muchos años de experiencia,  que ha sido escuela para la gran mayoría de los profesionales nacionales; y otro de más reciente implantación. Además, como en otros muchos países, existen academias privadas, dirigidas en su mayoría por actores profesionales, que se dedican a capacitar actores para el teatro o para  la televisión. El fin fundamental de todos estos centros mencionados es preparar actores; dándoles  las herramientas básicas  para que puedan desarrollarse en el medio. Sin embargo, se sabe por experiencia que la preparación formal y académica de actores no es el  único camino para el desarrollo del talento histriónico de los jóvenes.
Ante la situación antes expresada, se han creado en diversos centros de alta enseñanza talleres de teatro que han buscado inicialmente el desarrollo de actores. No obstante, como ha sucedido en el Taller de Teatro de la Inter-Metro, con el pasar de los años y con las diferentes experiencias adquiridas la búsqueda ha ampliado sus metas y actualmente los logros son mayores, no sólo en el ámbito teatral.
Desde hace más de casi cinco lustros se organizó el Taller de Teatro de la Inter-Metro de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. El Taller comenzó como un grupo estudiantil adscrito al Decanato de Estudiantes, ya que en un principio se pretendió que fuera sólo una organización estudiantil. Sin embargo, entre las expectativas de los jóvenes no estaba la de crear una directiva y muchos menos organizarse como grupo. La mayoría quería aprender teatro, unos habían participado en actividades relacionadas en sus escuelas superiores; otros, simplemente llegaban llenos de curiosidad. Por estas razones, más tarde el Taller pasó al Decanato de Estudios y se le comenzó a dar una visión académica. Con esta en mente, al comenzar el segundo año se creó un curso experimental y se les ofreció a los estudiantes un crédito universitario gratuito por su participación. Hace varios años, se creó una serie de cursos para evitar que los estudiantes que continúan en el grupo durante todos sus años de estudio se matriculen en el mismo curso. Actualmente reciben dos créditos por trimestre y ocho de los mismos pueden sustituir los electivos que necesitan para graduarse. Desde agosto de 2013, comenzó la Concentración Menor en Artes Escénicas, que le permitirá a los estudiantes del grupo completarla tomando, además de los cursos correspondientes al Taller, dos cursos adicionales (18 créditos en total). Desde agosto de 2012 se comenzaron a ofrecer los cursos, uno o dos por año académico: "Actuación", "Apreciación del Teatro", "Puesta en escena y dirección escénica", "Teatro puertorriqueño", "Teatro de títeres" y "Técnica teatral del montaje escénico." 
Desde sus comienzos en 1989, han participado del Taller muchos estudiantes. De ellos, unos se han graduado, otros han tomado distintos rumbos y algunos aún se mantienen activos mientras estudian sus maestrías. Muchas han sido las vivencias  significativas, muchos los logros. Las experiencias obtenidas como grupo han llevado a algunos a participar en otras actividades artísticas. Hace años la Comisión Puertorriqueña de la Juventud distinguió a uno de nuestros jóvenes, Juan Francisco Hiraldo, como Actor del Año. Durante estos años varios profesionales del teatro han colaborado con su talento al éxito de las producciones. Entre ellos, los escenógrafos Julio Biaggi y Félix Vega, los diseñadores de luces Toni Fernández, Antonio Frontera, Eduardo Bobrén y Hulbia Sánchez; las maquilladoras Carmen Correa y Boli Muñiz, la profesora Dehorah Hunt, que ha ofrecido diversos talleres de máscaras, los diseñadores de vestuario Gloria Sáez y Thomas Seitz; y la coreógrafa Zaida Varas. Desde su formación el grupo ha sido dirigido por el  dramaturgo puertorriqueño Antonio García del Toro.



 


Dinámica del Taller

Para entrar al Taller los jóvenes pasan una audición, que busca descubrir el grado de interés, la disciplina y el talento, que aunque se ausculta en ese momento no es el criterio más importante. Se les ofrece un texto dramático, en su mayoría cortos monólogos o breves diálogos si desean compartir la audición con otro compañero. También se les brinda la oportunidad de presentarse con un texto conocido o seleccionado por ellos. El día de la audición actúan ante el grupo y se graba el momento. Al finalizar, son evaluados por todos. Ese es el primer paso del aprendizaje. En la Hoja de Solicitud que previamente han llenado están los aspectos a ser evaluados:  memoria, dicción, proyección, caracterización, gestos y uso del espacio escénico. Se hace una evaluación oral y se procede a tomar notas. Los que audicionan saben, sin embargo, que la evaluación de esos aspectos no determina su ingreso al grupo. Son su disciplina, puntualidad e interés los criterios más importantes.

El Taller ofrece a los participantes las nociones técnicas mínimas de la actuación y la oportunidad de enfrentarse al proceso total de una puesta en escena. Este período de aprendizaje sirve también para depurar y separar los auténticamente interesados de aquéllos que sólo llegan por curiosidad o interés momentáneo. No todos los que integran el Taller lo hacen motivados por las mismas razones, y la mayoría de estas muchas veces no tienen nada que ver con la verdadera vocación teatral. Por ejemplo, algunos sólo buscan perder la timidez; otros, adquirir seguridad y liderazgo.

El grupo trabaja y aprende sobre la marcha. La improvisación y los constantes ejercicios de memoria, así como las terapias de grupo —en las que los jóvenes comienzan el proceso de identificación con los otros participantes— dan inicio a los  talleres. Se leen los textos, se comentan, se ensayan. Todos tienen la oportunidad de interpretar aquellos personajes que más les agraden y con la ayuda del mismo grupo poco a poco queda determinado quién interpretará qué papel según el talento, la disposición y las necesidades del mismo montaje.

En el Taller, los jóvenes comparten la experiencia teatral completa, conocen todos los elementos que forman una actividad teatral profesional. Durante este proceso de aprendizaje, el primer paso es hacerles comprender la diferencia que existe entre sus experiencias en la escuela y las que compartieran a partir del momento en que entran al Taller.

El aprendizaje no se detiene nunca. Cada obra,  cada personaje, cada situación planteada en los textos ofrece diversos elementos que deben ser aprendidos, corregidos, etc. La mayoría de reuniones son en el espacio real donde actuarán, el escenario, de esta forma conocen la dinámica de un verdadero teatro y el lenguaje correcto para llamar a cada cosa por su nombre. Paralelamente a este proceso de creación, aprenden todos los demás relacionados con el montaje: desde la importancia de la publicidad hasta la construcción de un elemento de utilería. Aunque no construyen las escenografías, sí la pintan y son los responsables de su montaje. Asimismo, aunque no cosen el vestuario, son los responsables de su organización y mantenimiento.

Junto a los diseñadores profesionales que se contratan —de luces, de vestuario y de escenografía— los estudiantes aprenden sobre áreas específicas de la puesta en escena. En esos momentos muchos muestran algún interés especial en determinada área; en futuras producciones son asignados a ellas.

Con el propósito principal de ampliar el radio de experiencias de los jóvenes del Taller, hace años se creó un nuevo grupo en otro recinto de la Institución. En esa ocasión,  quince estudiantes de la ciudad de Ponce, integraron el grupo. Una vez por semana se reunía en su Recinto con el profesor y durante el año académico viajó en varias veces para conocer y compartir con el grupo de San Juan. La experiencia fue nueva y diversa. Para muchos era la primera vez que compartían con estudiantes de otros recintos, inclusive para muchos era la primera vez que visitan la capital. Indudablemente la experiencia fue innovadora y a la vez audaz; ya que los jóvenes compartieron al finalizar el año académico un mismo escenario, un mismo montaje teatral. En América (encuentro hispano-dramático de textos y canciones, 1997), los jóvenes de Ponce interpretaron un texto ecuatoriano. También por la naturaleza de otros de los textos, intervinieron en las obras que escenificaba el grupo capitalino. Además participaron activamente en los números musicales. Un año después de crear el grupo de Ponce, se formó otro en el Recinto de Bayamón. Ese año, los tres grupos —más de cincuenta jóvenes— participaron 5 veces Lorca, homenaje al poeta en el centenario de su nacimiento, que incluyó escenas de cuatro dramas del escritor (Los títeres de cachiporra, La zapatera prodigiosa, Yerma y Mariana Pineda) y la escenificación de su poema "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías."

Durante dos años, se viajó a Ponce y por cuatro se mantuvo el grupo de Bayamón, ambos como parte del Taller de Teatro de la Inter-Metro. La actividad  provocó reacciones interesantes.

 ...la experiencia ha sido muy interesante, representa un reto. Es muy importante saber que puedo contar con ellos por sus experiencias en el taller, me refiero a las dudas que pueda tener. Sobre todo poder compartir con ellos, tenerlos como compañeros, es una experiencia inolvidable.

 
    
 

 



Dimensión social

Cada recinto de la Universidad Interamericana de Puerto Rico tiene una misión especial, la del Recinto Metropolitano es lograr un amplio desarrollo cultural que beneficie tanto la academia como la comunidad. Por lo tanto, es importante para el Taller el impacto que su trabajo tenga en la comunidad. Por esa razón, además de la venta de boletos que se hace para sacar fondos para los viajes, una cantidad importante de los mismos son distribuidos entre gente de escasos recursos y jóvenes internos en centros de rehabilitación. También se promocionan los espectáculos en las escuelas superiores e intermedias del país, así como también en las universidades. Esto además de dar a conocer el trabajo del grupo  sirve de promoción a la Institución.

 

 



Dimensión personal

El Taller produce cambios significativos en la personalidad de los jóvenes. Las vivencias compartidas, las terapias de grupo, el proceso de creación, los talleres de escenografía, de vestuario y los viajes, dan a los integrantes una experiencia de vida que no olvidarán. Además de su aprendizaje de las artes escénicas, de compartir con profesionales del teatro, de tener la oportunidad de viajar y conocer juntos otros lugares y otras gentes que hacen teatro, la vida de los jóvenes que participan de los talleres cambia.

El Taller opera cambios tanto en el núcleo estudiantil como en el familiar. Cambian sus relaciones con sus amigos y hasta su vida social. Algunos se sienten más motivados para estudiar y, por lo tanto, mejoran sus calificaciones. Socialmente, logran perder la timidez y, sobre todo, el miedo a manifestarse en grupo. Logran comunicarse mucho mejor con sus semejantes; ya que crecen a nivel de las relaciones interpersonales. Adquieren también un mayor nivel de tolerancia hacia los demás. Nacen nuevas amistades, primeramente entre ellos; ya que comparten unos mismos gustos.

Una joven de veinte años  y solo tres meses en el grupo dijo en una ocasión "por primera vez me integro en algo sano.” Además agrega que antes de entrar al Taller  hablaba poco y pocas cosas le interesaban. También el Taller favorece el desarrollo de la autoestima y sobre todo fortalece la seguridad en ellos mismos. “Se crece mucho al poder desarrollarse como individuo” apunta  una joven después de cuarto años en el grupo. Otro expone que el Taller lo ha hecho “más responsable en todos los aspectos de la vida.”

Después de un año y medio en el grupo, una joven de veinte años comentó:

Mi experiencia de vida ha sido muy buena en todos los aspectos.  En mis estudios aprendí  que tengo que poner más de mi parte y que he aprendido que debo esforzarme. En mi familia todos están orgullosos de mí y me apoyan.  En todo lo que me proponga mis amigos también me apoyan.  En mi vida social, pienso que he aprendido mucho. Lo importante que es el Taller lo he aprendido también.
De los jóvenes que formaron el primer grupo sólo queda uno, que ahora es director técnico del grupo. A sus veintiocho años señaló:
La experiencia ha sido extraordinariamente significativa.  Los cambios que he experimentado a lo largo de mi estadía son muy notables.  Antes de entrar al Taller era muy tímido, antisocial y no creía en nadie.  Con el transcurso del tiempo perdí todo estos obstáculos que me impedían mi desarrollo personal y profesional.  Además he aprendido como interpretar mejor el arte dramático y otras artes como: la ópera, la pintura, etc.
Un joven que por razones de salud tuvo que abandonar el grupo y que luego pudo regresar explicó que:
 ...todo el tiempo fuera del Taller lo doy por perdido porque ahora que estoy de nuevo adentro siento que he vuelto a vivir, pues el teatro me llena de tal forma que he cambiado mis actitudes malas por mejores, y me ha ayudado en mis relaciones con mi familia.
También las artes escénicas han contribuido al desarrollo de la  personalidad de los jóvenes del Taller. “Me siento más capacitado, tengo más confianza en mí y estoy perdiendo el miedo”Taller. apunta un joven de veintidós años en su primer año en el
Las artes escénicas los ayudan a expresarse de forma adecuada y también a escuchar mejor a sus semejantes. En el Taller aprenden lo que es el esfuerzo y la responsabilidad.
Un joven de diecinueve años, cuyo primer idioma es el inglés, comentó durante su primer año en el grupo:
Las artes escénicas han sido un impacto grande en mi vida. He realizado un esfuerzo extraordinario. La cooperación entre los otros actores fue estupenda. Me ha ayudado mucho a conocerme a mí mismo, porque no esperaba encontrarme de esta forma. Lo más que me gustó del Taller fue el logro que realizamos juntos. Valía la pena el sufrimiento y la lucha al preparar la obra. El profesor fue otra influencia que me ayudó con mi desarrollo al hablar, al proyectar y pronunciar correctamente. La disciplina del profesor me empujó a que luchara por lo que quería.
El Taller cambia también sus actitudes ante la vida. De los comentarios que más nos han impactado es el que hace una joven de dieciocho años de primer año que interpretó una muchacha pobre: “Soy una persona orgullosa y al hacer el personaje de Perenceja, me he dado cuenta de que hay personas en la vida que tienen que luchar por sobrevivir y salir hacia adelante.”

Para la gran mayoría la experiencia del Taller es sumamente positiva.  La disciplina que adquieren es de mucho valor en el carácter personal. El Taller va más allá de las tablas, enseña valores que no se aprenden en los salones de clase. Las vivencias de los jóvenes que integran el Taller los prepara para la vida, no sólo para que puedan desarrollarse histriónicamente en un escenario. Las interrelaciones con el profesor y los demás integrantes los hacen seres más sensibles que logran desarrollar un pensamiento crítico más efectivo. Descubren ser mejores personas, capaces de originalidad, audaces y sobre todo preparados para atreverse a desafiar lo desconocido sin miedos ni temores.

La transformación que opera el Taller en estos jóvenes es real; en unos más notoria que en otros, pero igualmente significativa. El interés por participar en una actividad como ésta les llena, los hace cambiar. El Taller los prepara para la vida.


 

 



Producciones

Académicamente el grupo ha evolucionado, teatralmente también. En estos años se han presentado muchas obras en las que los jóvenes han tenido una gran variedad de experiencias.  Los trabajos comenzaron el mismo semestre en que se formó el Taller  con Fantasía Navideña (1989), pieza alegórica de genuino espíritu navideño en la que el grupo compartió el escenario con el coro y  la tuna de nuestro Recinto.
A partir de esa primera puesta en escena  comenzó la búsqueda de textos apropiados. Debido a lo numeroso del grupo y a la poca experiencia de la mayoría no fue fácil la tarea. Se determinó, entonces,  usar textos que dieran la oportunidad de participación y crecimiento a todos, no a un número reducido de ellos. Un aniversario de larga duración o El “long-playing” de nuestra historia (1990) fue ese primer texto. La obra permitió a los  jóvenes demostrar su talento al multiplicarse y caracterizar los tan diversos personajes de la pieza. A este primer  éxito siguió la  producción de Ubú rey (1991), farsa francesa con pretensiones de parodia en la forma y en el contenido, que dio la oportunidad a los estudiantes de manifestar una vez más sus inquietudes artísticas.
Después de la escenificación de estas obras de autores conocidos, que llenaron en parte las necesidades del grupo, entre todos se comenzó a estructurar las futuras presentaciones. A comienzos del semestre, se decide el tipo de espectáculo que se desea realizar; luego, se buscan los textos que pueden ser incluidos en el  mismo.  Se leen y comentan, hasta que finalmente se hace una selección y se decide un orden. Con este tipo de montaje nace en los jóvenes la necesidad de manifestar también su talento musical. A partir de ese momento, se añaden  canciones y bailes  que —en fin principio— fueron dirigidos o coreografiados por ellos mismos. De esta forma nace: ¡Unjú, anjá... d'allá p'acá! (collage vertiginoso de teatro breve puertorriqueño) (1992); Aquí, Cervantes (1995);  ¡Burundanga! (embeleco dramático con sabor boricua) (1996), que dio a conocer  varias obras breves del teatro puertorriqueño al ritmo de nuestra música; Casas y más casas... con un revolú bien hecho (2002), que reunió en una misma puesta en escena loss más divertidoss e importantes textos de Myrna Casas. 
Aunque esta fórmula es exitosa no siempre es la idónea para el crecimiento actoral de los jóvenes. Por eso, los años en que gran cantidad estudiantes de otros semestres permanecen en el grupo, se han obras de mayor envergadura actoral. Así fue en 1992 cuando se rindió homenaje póstumo a la primera actriz nacional Josie Pérez con la obra  El cisne de cristal. Dos años más tarde, con El brindis de las cacatúas,  se dio un  nuevo reto; y con esta burbujeante fantasía en que se mezclan la ironía y la farsa los jóvenes actores demostraron nuevamente su capacidad histriónica. En el 2000, el Taller escenificó con éxito la tragadia griega Antígona.
Además de sus producciones anuales, el Taller ha participado activamente en otras actividades organizadas en la Institución. Como parte de conferencias sobre la enseñanza de la redacción, el Taller  presentó Así  comenzó la historia (1990) y  La historia continúa (1992),  minidramas que ilustran la forma tradicional y la forma innovadora de enseñar redacción. Además hace años estrenó durante las actividades de la Semana del Planeta Tierra la obra ¡Esos árboles!

Cuatro giras interuniversatarias han dado a conocer el trabajo del grupo a nivel nacional. Durante la primera (1990), treinta y cinco jóvenes viajaron durante un mes en misión cultural  con la producción de ese año. La segunda (1992-93) se organizó como parte de las celebraciones de los 500 años del descubrimiento de Puerto Rico y nuevamente el Taller se presentó en varias universidades públicas y privadas del país. Igualmente sucedió con la tercera (2009,  No son gigantes) y con la cuarta (2010, Adán Adán, Eva Eva.)

Por tres años consecutivos las producciones se presentaron en el Teatro La Perla de la ciudad sureña de Ponce, allí  los jóvenes tuvieron la oportunidad de actuar en uno de los principales teatros profesionales del país. Por su parte, el estreno de Juegos en el espejo (1997), ofreció la oportunidad al grupo de presentarse en el XX Festival de Teatro de Vanguardia del Ateneo Puertorriqueño, importante evento que reúne un gran número de teatristas. La proyección del grupo, sin embargo,  no se ha limitado al ámbito nacional. En 1995 viajó con ¡Burundanga! a la República Dominicana. Allí actuó en las ciudades de Jarabacoa y Bonao.  Entremeses y molinos (1998), una nueva producción de textos cervantinos, marcó un nuevo reto para el Taller; ya que con ella se presentó en el XXIII Festival de Teatro Internacional del Siglo de Oro en El Paso, Texas. Con ¡Salsa! (dramático Cd de fin de siglo) (1999), y como parte de la III Gira Internacional el Taller se presentó en Italia. En el 2001, con la obra Al son del ay, bendito, la IV Gira Internacional  llevó al grupo a presentarse en la ciudades de Monterrey, México y Nueva York. En el 2004, se realizó la V Gira Internacional con la obra Apaga y vámonos, que se presentó en la ciudad de Heredia, Costa Rica; y en el 2006, la VI con Casas y más casas... con un revolú bien hecho, en Puebla, México, como parte del homenaje que esa ciudad rindió a la escritora Myrna Casas. Con las más recientes giras internacionales los estudiantes han tenido la oprotunidad de conocer nuevos países de Europa y Améríca Latina: Argentina, 2009, No son gigantes; Eskadi (España), 2011, Isla; Colombia, 2012, Adán Adán, Eva Eva.; 2013, Brasil, Trepando paredes.

Desde el 2008, se comenzó la celebración de los primeros veinte años del Taller. Bajo el título ...y 20 años son muchos, se publicó un libro que recoge todos los textos representados hasta el vigésimo aniversario, y se llevó a cabo la exhibición de toda la memorabilia de la producciones realizadas (abril, 1009). Se presentaron tres obras en el Teatro del Recinto Metro: Aunque caigan las pancartas (abril, 2008), No son gigantes (octubre, 2008) y La Primera Dama (abril, 2009). También se realizaron la III Gira Interuniversataria (febrero-marzo) y la VII Gira Internacional (mayo, 2009). Además el grupo fue invitado a persentarse en el Centro de Bellas Artes de Santurce, Puerto Rico. Lo hizo con No son gigantes (mayo, 2009).

Al comenzar el 2009, se inició el montaje de las dos producciones de ese año académico. La primera se estrenó en el Centro de Bellas Artes de Santurce como parte de la I Temporadad de Teatro Universitario: La cantante calva  (marzo, 2010); la segunda se presentó en abril en el Teatro del Recinto Metro:
Adán Adán, Eva Eva (2010).  Con la llegada de un  nuevo año académico nuevos retos surgen. Se hace una versión reducida de Adán Adán, Eva Eva, con la que se hace la IV Gira Interuniversitaria y la II Temporada de Teatro Universitario (febrero, 2011). Isla (conga saxo y castañuelas), la producción que se estrenará en abril de 2011, aparte de representarse en el Teatro del Recinto Metro, llevará al grupo a Euskadi como parte de la VIII GIra Internacional. El 2012 fue un año de éxitos. En febrero de escenificó El pequeño príncipe, diez funciones totalmente llenas; en abril, se llevó a cabo la IX Gira Internacional con Adán Adán, Eva Eva, que se presentó en el Recinto Metro y en el Auditorio Yquinde de la Universidad Autónoma de Occidente, Cali, Colombia.

El 2013, significó para el Taller otro año de grandes éxitos. Su producción de Terrazo , en doce funciones, fua plaudida por más de seis mil personas. Y será recordada por las distintas  generaciones que la vieron como un gran tributo a la obra del escritor puertorriqueño Abelardo Díaz Alfaro. 

Cada año nuevas producciones y, sobre todo, nuevos retos. Así es la vida, así es el teatro.   



 

 



Una cronología teatral
 

1989
Fantasía Navideña: Teatro del Recinto Metro.
       1990
Un aniversario de larga o El “long-playing” de duración nuestra historia. Teatro del Recinto Metro /  I Gira Interuniversataria: UIPR [Recinto Metro, de Ponce, de San Germán, de Bayamón; UPR [Recinto de Humacao].
1990
Así comenzó la historia: Teatro del Recinto Metro.
       1991
      Ubú rey:  Teatro del Recinto Metro.
1992

La historia continúa: Teatro del Recinto Metro.
1992
      El cisne de cristal: Teatro del Recinto Metro.
       1992-1993
¡Unjú, anjá... d'allá p'acá!: Teatro del Recinto Metro; II Gira Interuniversitaria: UIPR [Recinto de Fajardo, de Ponce, de Guayama; UPR [Recinto de Bayamón, de Humacao].
 1994
El brindis de las cacatúas: Teatro del Recinto Metro.
1995
Aquí, Cervantes: Teatro del Recinto Metro.
1996
¡Esos árboles!: Teatro del Recinto Metro.
       1996
¡Burundanga!: Teatro del Recinto Metro; Teatro La Perla; I Gira Internacional: Jarabacoa, Bonao (República Dominicana).
           1997
América: Teatro del Recinto Metro, Teatro La Perla, Ponce.
1997
Juegos en el espejo: Ateneo Puertorriqueño, San Juan, Puerto Rico.
1998
Entremeses y molinos: Teatro del Recinto Metro; II Gira Internacional: Teatro del Recinto de Bayamón, UIPR;  Chamizal National Memorial, El Paso, Texas; Teatro Benito Juárez, México.
       1998
5 veces Lorca: Teatro del Recinto Metro; Teatro La Perla, Ponce, Teatro del Recinto de Bayamón, UIPR.
       1999
¡Salsa!: Teatro del Recinto Metro; III Gira Internacional: Magliano Sabina, Latina y Cori (Italia).

       2000 

Antígona: Teatro del Recinto Metro; Teatro del Recinto de Bayamón, UIPR.

       2001

Al son del ay, bendito: Teatro del Recinto Metropolitano; Teatro Alfonso Reyes, Monterrey, México; Teatro del Barrio y tres escuelas del Bronnx, Nueva York, en ocasión del Desfile Puertorriqueño.

2002

Casas y más casas... con un revolú bien hecho: Teatro del Recinto Metro.

2003

      Isladuende: Teatro del Recinto Metro.

2004
       Apaga y vámonos: Teatro del Recinto Metro; V Gira Internacional: Teatro Atahuelpa del Cioppo, Universidad Nacional de Costa Rica, Heredia, Costa Rica.

2005
      Isladuende: Teatro del Recinto Metro.

2006
      La fierecilla domada: Teatro del Recinto Metro.

2006

Casas y más casas... con un revolú bien hecho: Sala Luis Cabrera (Casa de la Cultura), Puebla, México.

2007
      Voil
à Monsieur Molière Teatro del Recinto Metro.

2008
      Aunque caigan las pancartas
Teatro del Recinto Metro.

2008-2009

No son gigantes Teatro del Recinto Metro; III Gira Interuniversitaria: Teatro del Recinto de Ponce, UIPR; Teatro del Recinto de Aguadilla, UIPR; Teatro del Recinto de Bayamón, UIPR; Facultad de Derecho, UIPR; Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré,  Teatro Carlos Marichal; VII Gira Internacional: Teatro Real, Córdoba, Argentina.

2009
La Primera Dama Teatro del Recinto Metro.

       2010 
La cantante calva Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré,  Teatro Carlos Marichal. I Temporada de Teatro Universitario.

2010-2012

Adán Adán, Eva Eva Teatro del Recinto Metro; VI Gira Interuniversitaria: Teatro del Recinto de Aguadilla UIPR; Teatro del Recinto de Arecibo, UIPR; Teatro del Recinto de Ponce; Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, Teatro Carlos Marichal. II Temporada de Teatro Universitario; IX Gira Internacional: Teatro del Recinto Metro, Auditorio Yquinde, Universidad Autónoma de Colombia, Cali.

2011

Isla (conga saxo y castañuelas) Teatro del Recinto Metro; VIII Gira Internacional, Euskadi.

2012

El pequeño príncipe Teatro del Recinto Metro.

2013

Terrazo Teatro del Recinto Metro.
2013
Trepando paredes Teatro del Recinto Metro, X Gira Internacional, Fortaleza, Brasil.
2014 (en preparación)
El niño de madera Teatro del Recinto Metro.





 


Esta página fue diseñada por Antonio García del Toro
y actualizada el 2 de agosto de 2013.


Para más información sobre el Taller de Teatro de  la Inter-Metro o para la compra de boletos de próximas  producciones pueden comunicarse
con el doctor Antonio García del Toro

(Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metro,
Oficina 238 / Teléfono: 250-1912, ext. 2371, 2234 / Facsímil: 250-0782 /  isladuende@hotmail.com
 / agarciadeltoro@intermetro.edu )


 
                                                                                                                                                                                                                       Powered by counter.bloke.com